↑ Volver a Institucional

Historia

Villa del cerro fue creada en 1834 con la finalidad de albergar a los miles de inmigrantes que arribaron en sucesivas oleadas a Uruguay.
Desde sus comienzos la zona fue considerada un verdadero símbolo de la industria cárnica en la economía del país. Todos los habitantes de la zona vivían de manera directa o indirecta del negocio de la carne.
Durante el siglo XIX surgieron una gran cantidad de saladeros que años después fueron dando paso a los frigoríficos.
En 1902 se instaló la primera planta en Montevideo y en sus inicios se estima que faenaba unas 200.000 cabezas de ganado.

En la década del 50 terminó el ciclo migratorio hacia Uruguay y comenzó una contracción económica que derivó en la retirada de los capitales que regenteaban los tres principales frigoríficos de nuestro país.
Por ello, en 1958 el Consejo Nacional de Gobierno autoriza la creación del  “Establecimiento Frigorífico del Cerro Sociedad Anónima” (EFCSA); el cual comienza sus actividades en octubre de 1959, cuyos dueños son los obreros agrupados en una cooperativa de obreros que funciona como Sociedad Anónima.
Dichos trabajadores reciben de parte del Estado las instalaciones de los ex – frigoríficos SWIF y ARMOUR, que pasaron a llamarse EFCSA planta Artigas, hoy PTIC y planta Montevideo, lo que era el Swif. Durante la dictadura el EFCSA  adquiere el ex – frigorífico CASTRO ubicado en La Teja, el cual pasó a ser Planta Victoria y construye el actual Frigorífico Durazno que se llamó Planta Durazno.
E.F.C.S.A formó parte del grupo de frigoríficos, impulsó el crecimiento económico de la Villa y del país. La intensa actividad económica de aquellos años, consolidó una cultura laboral e industrial en el barrio, lo que representó uno de los aspectos que influyeron para tomar la decisión de instalar un Parque Tecnológico e Industrial en el Cerro.
El gobierno militar promulga un decreto 266/76 que prohíbe las reuniones sindicales en todas las industrias hecho que generó el despido de una gran numero de obreros y en el año 1979 promulga otro decreto, el 486 que era para toda la industria frigorífica por el cual se despide a todo el personal y a aquellos que eligen quedarse, se los despide y quedan a la orden del frigorífico. El EFCSA deja de funcionar en 1992.

La década del 90 se caracterizo por un proceso muy fuerte de desindustrialización, presentándose  varios proyectos que tenían como eje la utilización de los esqueletos de los frigoríficos en desuso y generar fuentes de trabajo para diversos sectores de actividad.
En los años 1993 y 1994 el gobierno de Montevideo comienza la búsqueda de un predio para la instalación del comunal 17 con jurisdicción en el Cerro y encuentra las instalaciones del ex frigorífico.
Posteriormente, tras un estudio de prefactibilidad llevado a cabo en 1995 se fundamentó técnicamente la elección del terreno para instalar el Parque, debido a que sus condiciones edilicias y su ubicación dentro de la ciudad fueron factores evaluados como positivos para iniciar un emprendimiento de estas características.

La adquisición de los terrenos y edificios que componen el predio culminó en 1997. Ese año ocurrieron dos hechos trascendentes para la conformación del PTIC. El primero de ellos fue la aprobación de la resolución Nº 3.585, del 22 de setiembre de 1997.
En noviembre de 1997 ocurrió el segundo acontecimiento significativo, cuando el Intendente de Montevideo, Arq. Mariano Arana, creó la Comisión Administradora del Parque Industrial y Tecnológico del Cerro (CAPIT).
El Parque comenzó sus actividades el 8 de diciembre de 1998, con seis empresas instaladas, caracterizándose desde sus inicios el fomento y la promoción industrial de micro, pequeñas y medianas empresas productoras de bienes y servicios en diversos rubros. A lo largo de sus quince años de vida el Parque también se convirtió en el espacio idóneo para la conformación e instalación de cooperativas y empresas recuperadas por los trabajadores.
El PTIC se encuentra ubicado en una zona estratégica, al sur del departamento de Montevideo, en la margen derecha de la cuenca baja del Arroyo Pantanoso, a 20 minutos del puerto de Montevideo y actualmente conectado al aeropuerto por el corredor vial al igual que con acceso a todas las rutas nacionales que llevan a los países limítrofes y reúne un total de 20 has.